MURALLAS DEFENSIVAS

En el 886, muerto el emir Mohamed de Córdoba, Cabra se subleva a favor de Omar, hijo de Hafsum, pero Almóndir, su sucesor, envió la caballería que tomó castillo y fortaleza. En 1226, Alfonso el Batallador la conquistó pero derrotado el Castillo Anzur, la abandonó. En 1240 es conquistada por Fernando III, el cual la donó a Alonso Rodríguez de León. El 5 de febrero de 1258, Alfonso X firmó un privilegio concediendo Cabra al Concejo de Córdoba. En 1288, Sancho el Bravo revocó dicha concesión dándosela a su hijo Pedro de Ledesma, el cual permutó por la villa de Santa Olaya a la Orden de Calatrava la encomienda de Cabra, cuyo primer poseedor fue Juan Núñez del Prado. En 1328, Alfonso XI manda labrar de nuevo el castillo y fortificaciones. Según Ramírez de Arellano, de esta época pueden ser las torres exteriores. En 1331, el freire Pedro Díaz de Aguayo, la entregó a los granadinos que derribaron la mayoría de sus torres y murallas. En 1445 Enrique IV dona la fortaleza y castillo, con título de conde, al Mariscal Diego Fernández de Córdoba.